El falso liderazgo tricolor en Querétaro