En Querétaro ven al nearshoring como una ventana de oportunidad