Pintas en la UAQ no son amenazas reales, avanza investigación