OPINIÓN: De lavacoches a exigir un Psiquiátrico al Estado